Pablo, el Apóstol, no estaba interesado en promulgar misterio para que nuestra curiosidad fuese gratificada, sino para que pudiese ser administrada y cumplida efectivamente a través de la