Eclesiastés 3 – Todo tiene su tiempo

HAZ CLIC AQUÍ para leer Eclesiastés 3.

El escrito del libro de Eclesiastés nos dice que hay un tiempo para todo en esta vida. Así es como abre el tercer capítulo de su libro, con un enunciado preciso, claro y potente. Diferentes versiones lo traducen pero todas concuerdan en lo mismo: ¡TODO TIENE SU TIEMPO!

  • El tiempo es, sin ninguna duda, el recurso más preciado dado por Dios a los humanos, es nuestro deber administrarlo correctamente, ¿por qué? Porque somos los que nos encargamos de gestionar los recursos del Padre y algún día daremos cuenta de nuestra mayordomía (Mateo 25:14-30).
  • El tiempo nos da la posibilidad de crecer, desarrollarse, trabajar, prosperar; pero esto sólo será posible para quienes aprovechan bien el tiempo, no para los holgazanes que desperdician la oportunidad de ser mejores cada día. Pero una cosa es cierta, Dios no malgasta oportunidades, “si tú no aprecias el tiempo que Él te da entonces se lo brinda a otro más interesado que tú”.
  • El tiempo es una bendición universal ––todos tienen 24 horas al día, 1.440 minutos, 86.400 segundos––, pero no todos ocupan esa bendición de la misma manera, algunos lo hacen para bien otros para mal, pero la cantidad de tiempo es el mismo para todos: “Pues Él hace que su sol salga sobre malos y buenos, y manda la lluvia sobre justos e injustos” Mateo 5:45.
  • La vida no se detiene, tiene etapas que van y vienen en un ciclo interminable, entender esto es crucial porque nos permitirá navegar por las diferentes estaciones de la existencia humana. Por eso el escritor dijo que “todo tiene su tiempo”. Ejemplo: No te la puedes pasar todo el tiempo de luto, aunque duela la muerte de un ser querido la vida sigue y el luto debe dejarse para dar paso a la alegría, pero todo en su momento. Así mismo no te la puedes pasar todo el tiempo riendo aunque esto sea agradable, habrá momentos de tristeza, es parte de la vida…, todo en su tiempo. Procura no quedarte mucho en ciertas estaciones porque la vida te pasará de largo.
  • Cada cosa en su lugar, cada acción en su momento, cada hecho en su propio espacio; reconocer esto nos permitirá vivir la vida de manera ordenada, y el orden es un buen conductor hacia el éxito.
  • Dos pasajes bíblicos que deberíamos practicar: 1) Efesios 5:16, “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”. 2) Colosenses 4:5, “andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo”.

B. Segunda Lección (vv. 9-15): “Dios está en Control”.

La segunda parte de este pasaje pareciera no tener nada en común con los anteriores ocho versículos, pero no es así, en realidad están muy conectados. Los versos que van del 9 hasta el 15 hablan de un asunto que se toca una y otra vez a lo largo del libro: “Dios está en control de todo”, inclusive de nuestro tiempo. Entender esto nos ayudará a vivir la vida de manera tranquila, sin sobresaltos, ¿por qué temer si Él está a cargo de nuestra vida?

Leamos los versículos en cuestión y veamos cómo se entrelazan con esta segunda enseñanza.

  • Vv. 9-10. La pregunta planteada en el verso 9 es retórica y encierra una respuesta en sí misma la cual se complementa en el verso 10. Eclesiastés nos dice: “No te afanes en trabajar tanto, no te compliques la vida, no te aceleres, ¿no lo ves? Dios está en control, no tú”. Sin embargo esto no quiere decir que no debamos trabajar, todos tenemos que hacerlo, es el designio de Dios para los humanos (ganarse el pan con el sudor de nuestra frente) pero debe hacerse con equilibrio: No todo es trabajo y no todo es descanso.
  • V. 11. En este verso el maestro/predicador nos dice que Dios lo hizo todo bien, ¡toda su creación es hermosa y funcional! También nos dice que Dios le dio al ser humano la capacidad de entender el pasado, vivir el presente y de alguna manera pronosticar el futuro, aunque hay muchas cosas que jamás entenderemos lo cual es una clara afirmación de que el hombre es finito, en comparación con la Omnipotencia, Omnisciencia y Sempiterna presencia de Dios.
  • Vv. 12-15. Estos últimos versículos encierran grandes verdades que están ligadas con la enseñanza de “Dios está en control”. El maestro/predicador nos dice que Dios es el Creador, nosotros las criaturas y lo mejor que podemos hacer es disfrutar de la vida en un sano equilibrio, sin excesos ni carencias. Hacer esto ––disfrutar la vida–– es un acto de reconocimiento hacia Dios, es gritar a los cuatro vientos que el Dios de la vida es un ser dadivoso.
  • Por ultimo, si bien la vida está en manos de Dios ésta puede modificarse si nosotros modificamos nuestros hábitos, pero hay cosas que por más que queramos ––oremos, declaremos o hagamos––, sencillamente no cambiarán porque Él, en su soberana voluntad, así lo ha determinado. Aceptar esto es comprender nuestro puesto en la creación, somos hombres y no dioses. Por tanto, entender que hay cosas que jamás cambiaran no debe ser motivo de frustración, sino de descanso porque a fin de cuentas…, ¡DIOS ESTÁ EN CONTROL!

Conclusión.

Administrar sabiamente nuestro tiempo y creer que Dios está en control nos ayudará a vivir más felices, más relajados, sin estrés; caminaremos por la vida “livianitos” porque la carga del tiempo y del control han sido diferidas a Dios.

La vida suele ser demasiado dura para que nosotros la empeoremos, mejor hagamos caso de las dos enseñanzas aprendidas hoy para luego ver el fruto de ello.

VER ARTÍCULOS RELACIONADOS

dios significado, frases cristianas de amor, frases de dios bonitas, frases de dios cristianas, frases de jesus, libros de la biblia, salmo 27 reina valera 1960, salmos de amor, salmos del rey david, salmos para orar

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!