Encaminar a tus hijos en la vida cristiana

¿Cuál es la forma bíblica de llevar a un niño a Cristo?
Todos nosotros (padres, abuelos, tías y tíos, amigos, maestros, líderes juveniles) desempeñamos un papel importante en llevar a los niños a Cristo. Es nuestra responsabilidad proporcionar a los niños una base sólida sobre la cual puedan llegar a conocer a Jesús como su Salvador y continuar siendo santificados a través de la madurez de su fe. Ayudar a los niños a llegar a conocer a Cristo es parte de la obra del cuerpo de creyentes, la familia de Cristo. Pablo escribió: «Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor.» (Efesios 2: 19-21).

Una forma en que podemos ayudar a llevar a los niños a Cristo es mediante la oración. En última instancia, es Dios quien atrae a los niños hacia Él; también es Dios quien nos ayudará a saber cómo amar mejor a nuestros hijos y compartir Su verdad con ellos. Incluso antes de que nazca un niño, podemos comenzar a orar por él o ella. A medida que los niños crecen, debemos orar ante todo por su salvación, que lleguen a conocer a Jesucristo como su Salvador y elijan seguirlo. También podemos orar por su salud física y mental, sus metas y deseos, sus amistades, sus futuras amistades y cónyuges, y bendiciones sobre sus vidas. Además de orar por nuestros hijos, podemos orar por sabiduría y fortaleza para nosotros. Dios puede darnos sabiduría sobre cómo guiar a los niños (Santiago 1: 5). Él también puede darnos fuerza para vivir una vida que lo honre.

Esto nos lleva al siguiente paso para llevar a los niños a Cristo, que es a través de nuestro ejemplo. Los niños son como esponjas que absorben todo lo que les rodea. Aprenden a interactuar con el mundo observando a los adultos. Es fundamental que les demos un ejemplo positivo de cómo se ve seguir a Cristo. Debemos dedicar tiempo cada día a la oración y la lectura de la Biblia si queremos que nuestros hijos también adquieran estos hábitos. Necesitamos tomar decisiones y actuar de una manera que sea obediente a Dios. Por supuesto, seguiremos cometiendo errores, pero podemos demostrar una respuesta piadosa mediante la confesión y el arrepentimiento. Esto es especialmente importante cuando pecamos contra nuestros hijos o ellos pecan contra nosotros. Podemos reconocer nuestros errores y pedirles perdón y también perdonarlos.

Otra parte clave para llevar a los niños a Cristo es la instrucción. Hay muchos recursos apropiados para su edad para que los niños puedan comenzar a adorar a Dios y a participar con las Escrituras y la oración desde una edad temprana. Podemos ayudar a los niños a acceder a conceptos complejos relacionándolos con sus experiencias de vida actuales. Por ejemplo, cuando hacemos cosas por amor a ellos, podemos compartir con ellos lo que Dios ha hecho por nosotros por amor, como entregar a Jesús para morir en la cruz por nuestros pecados. Cuando un niño comienza a mostrar señales de querer aceptar a Cristo como su Salvador o bautizarse, debemos asegurarnos de que comprenda el significado de su decisión. Es importante que expliquemos que todos somos pecadores y necesitamos el perdón. También debemos decirle al niño que si confesamos nuestros pecados, nos arrepentimos y ponemos nuestra fe en Jesús, Dios nos perdonará (1 Juan 1: 9; Romanos 10:10). A veces, la cultura de la iglesia pone mucho énfasis en el momento de la salvación, que ciertamente es un momento maravilloso, pero debemos animar continuamente a nuestros hijos porque la santificación es un proceso que dura toda la vida.

Fuente: Compelling Truth

¡Muchas Gracias Por Votar!

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!