Guiar espiritualmente a nuestra familia

No es una buena idea cuidar nuestra familia…es una tremenda necesidad!!

Nuestra familia es un tesoro que Dios nos dio! Por eso debemos cuidarla!

Descuidarla es no verla valiosa…es no verla como un regalo de Dios! Es la única familia que Dios nos dio!

Y Él nos la dio para un propósito de El!

Eso implica que cada miembro de una familia, tiene la responsabilidad ante Dios de cuidarla…

¿COMO CUIDAR LA VIDA ESPIRITUAL DE MI FAMILIA? Veamos lo que Dios dice a cada miembro…

1.- Los padres toman el timón…

Josué 24:15 “…yo y mi casa serviremos a Jehová

Josué no les pidió su opinión a su esposa o sus hijos…el decidió!

Aprendemos que los padres deben decidir…por ejemplo: Decidir reunirse en la iglesia, decidir ser buenos cristianos…

¿Y si un hijo no quiere ir a la iglesia?

Algunos padres creen que es mejor no obligarlos a ir porque pueden tomar mala actitud a las cosas de Dios…pero entonces: ¿y si no quiere ir a clases? o si después no quiere ir a trabajar?

Ningún padre deja que su hijo decida si quiere ir a la escuela o no…no piensa que después el hijo puede tomar mala actitud a la Escuela…simplemente no le deja esa opción a su hijo…¿y la vida espiritual no es más importante?

No se trata de obligar con violencia pero si se trata de decidir…con firmeza, valentía…sin temor a hijos…que ellos sepan que no tienen esa opción de decidir si irán o no a la iglesia…

…Hijos…ustedes deben entender que sus padres mandan, no ustedes…deben obedecer en TODO lo que decidan sus padres que sea espiritualmente correcto! Eso es correcto ante Dios!

2.- Los padres enseñan con autoridad…y los hijos escuchan con obediencia.

Esta es una combinación muy importante y complementaria.

Veamos algunos versos:

Slm 34:11 “Venid, hijos, oídme; El temor de Jehová os enseñaré.”

Aprendemos que los padres convocan (“venid, hijos”…) y también enseñan con un deseo de enseñar (no de regañar o sermonear). Hay muchas maneras, por ejemplo: el Devocional familiar, la Cena del Señor en familia, hablarles en todo momento (en la calle, al acostarse, al levantarse, etc), decorar las paredes con versos, inundarlos con la Palabra!

…Los hijos, por su parte, oyen poniendo atención…como esponjas…con ternura y respeto

Deut 32:46-47 “Y les dijo: Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley. Porque no os es cosa vana; es vuestra vida…”

Los padres además mandan a obedecer…no sugieren…deciden!

…Los hijos cuidan (vigilan, protegen, celebran, preservan un tesoro…como la receta especial o una tradición familiar) de cumplir, de obedecer porque saben que es de Dios…no “son ondas de papa o de mama”…saben que se trata de obedecer a Dios!

Hablando de “tradición familiar” veamos este pasaje:

Salmo 78:3-11 “Las cuales hemos oído y entendido; Que nuestros padres nos las contaron. No las encubriremos a sus hijos,Contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová, Y su potencia, y las maravillas que hizo.El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres Que la notificasen a sus hijos; Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios; Que guarden sus mandamientos, Y no sean…generación contumaz y rebelde; generación que no dispuso su corazón, ni fue fiel para con Dios su espíritu. Los hijos de Efraín, arqueros armados, volvieron las espaldas en el día de la batalla. No guardaron el pacto de Dios, Ni quisieron andar en su ley Sino que se olvidaron de sus obras, Y de sus maravillas que les había mostrado.”

Vemos un adulto hablando que sus padres “le contaron” y ahora se la contaran a la “generación venidera” y sus hijos…algo que pasa de abuelos hasta tataranietos! Contar las maravillas de Dios! Reconocen que es mandato de Dios hacer esta “tradición familiar”…es más que una buena sugerencia…

El propósito de hacerlo es “a fin de que confíen en Dios y le obedezcan”

Entienden también los resultados desastrosos que conlleva no hacerlo: hijos traidores…rebeldes a Dios…que no quieren andar en los caminos de Dios y se olvidan de Dios!

…los hijos por su parte, deben valorar si tienen padres “que les cuentan”…es un privilegio que muchos no tuvimos! Que más bien nos toca empezar esta tradición familiar…

Si Uds tienen padres cristianos y nos cuentan, ¡pídanles que les cuenten! Es para su protección!

Teman caer en esa situación que describe este salmo…

Otro ejemplo en esto es el rey David con su hijo Salomon:

1 Crónicas 28:9 “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares,lo hallarás; más si lo dejares, él te desechará para siempre”

De este pasaje sacamos que cada padre y madre deben tener pláticas privadas con cada hijo y llenos de pasión acerca de Dios!

Ordenarle a cada hijo a obedecer a Dios y que sepa las consecuencias…ser ejemplo es vital!

Hacerlo hasta el último día! David hasta en su lecho de muerte lo hizo! Pero hay padres que cuando ya están por morir se preocupan por darles consejos económicos, acerca de la herencia, que cuiden a sus hermanos y a su madre…David lo que le dijo fue: cuida de obedecer al Señor! Si es posible que eso sea lo último que escuchen de nuestra boca, antes de morirnos…

…El hijo por su parte, debe poner atención, recibir como tesoros valiosos esos consejos y ordenes!

No con mala actitud, diciéndole: “Si, papa…ya me los dicho mil veces…ya se! Ya deja de estarme diciendo eso…”

Otro ejemplo de David con Salomon:

1 Crónicas 28:20 “Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová

Acá aprendemos que los padres (cada uno) animan a cada hijo a servir a Dios! Para eso es importante que sean ejemplo en eso! Animarlos a que sirvan al Señor de por vida!

Pero hay padres que a veces por temor, por sobreprotegerlos, no los mandan a evangelizar o a campamentos (“les puede pasar algo malo”)…

Es cierto…les podría pasar algo malo…pero…yo prefiero que les pase algo malo, incluso que mueran, con tal que sea sirviendo a Dios!

Otros padres, cuando sus hijos se portan mal los castigan quitándoles el permiso para ir a su grupo de jóvenes o a las reuniones de jóvenes…eso no se hace! Castíguelos de cualquier otra forma, pero no asi!

Invierta en ellos! Envíelos a servir a Dios! Anímelos a eso! Lea de nuevo el ejemplo de David!

Los hijos por su parte, graban esas palabras y la actitud con la que su papa o mama le dice que sirva al Señor… imaginen la actitud de Salomón…

Ya hablamos de las padres-hijos…hablemos ahora de los cónyuges…

3.- Los esposos se edifican y se protegen mutuamente

1 Cor 16:19 “Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor

Vemos un ejemplo de un matrimonio que cuidaban su vida espiritual: los vemos adorando y sirviendo juntos…hasta su casa ofrecían para reuniones de iglesia!

Les diré algo: nada los unirá más! Incluso más que el amor mutuo! Lo que los unirá mas es el amar y servir juntos al Señor!

Recuerden que casarse es para ser mejores espiritualmente!

Veamos al esposo:

Efesios 5:25-27 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo,una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.”

El esposo se niega a sí mismo y se entrega a buscar que su esposa crezca en el Señor!

Orar por ella, compartirle la Palabra, animarla…no le exige, ni se enoja con los defectos de ella…

El esposo debe entender que amarla es espiritual…

Veamos la esposa:

1 Pedro 3:1-2 “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la Palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas considerando vuestra conducta casta y respetuosa.”

La esposa se concentra en ganarlo para el Señor…no para ella! Ese es el error de muchas esposas! Quieren que cambie, que mejore, pensando en ellas no en el Señor…pero la esposa debe ganarlo para el Señor con Su Palabra no con sus palabras…

Ora por él, lo edifica, no toma personal los defectos o pecados de el…no lo desanima (“yo no sé a qué vas a la iglesia…a nada vas!” Error! Eso no se hace!)

Más bien lo apoya en las cosas espirituales!

No debe verse en competencia con el Señor o la iglesia (“Ya ni me dedicas tiempo! Solo con la Biblia queres pasar o con los hermanos del grupo…ándate con ellos!” Error! Eso no se hace! ¿Se imagina Ud a la esposa del apóstol Pedro reclamándole que solo en persecuciones quiere estar y no le dedica tiempo a ella? Más bien, juntos eran perseguidos! Juntos andaban sirviendo!)

Gánelo para el Señor…entienda que la Sujeción es espiritual…

Ahora hablemos del último segmento: los hermanos de sangre.

4.- Los hermanos se cuidan espiritualmente.

Los hermanos mayores cuidan a los hermanos menores…o los más maduros a los menos maduros (a veces es un hermano menor el que confía primero en Cristo)

Deben hacer cosas juntos (además de pelear a veces…): orar juntos, servir juntos, evangelizar y discipular juntos, estudiar la Biblia juntos…tantas cosas que pueden hacer! Dios decidió que convivieran juntos muchos años! Fue El quien los hizo hermanos!

Casos Especiales:

a) Familiar no salvo (tal vez es uno de los padres, o un hijo, o uno de los cónyuges, un hermano…)

Si Ud. no es salvo…no imagina lo que su familia sufre! Ellos lo aman y no quieren que Ud. se vaya al infierno! Le animo a que crea en Jesucristo! Yo sé que le han dicho que Jesús murió en la cruz por sus pecados! Que las buenas obras no salvan! Que la salvación es eterna y no se pierde! Si tiene alguna duda, alguna razón para no creer en Cristo, pregunte, hable…pero no se quede asi!

Si Ud. Tiene un familiar no salvo: Ore por ellos, no se canse! Expóngalos al Evangelio de diferentes maneras…

b) Familiar salvo pero que no vive para Dios:

Si Ud. es ese creyente: Sepa que su familia no tiene un gozo completo…Filip 2:2

Si ama a su familia necesita crecer en amar a Dios! Ud no está haciendo su parte para cuidar la vida espiritual de su familia! Y recuerde que un día daremos cuentas a Dios de eso…

Si Ud. tiene un familiar así: No se canse de orar! Algunos hasta necesitan que se ore por su quebrantamiento… Exhórtelos con la Palabra!

c) Solteros que no viven con sus padres: Deben orar por ellos, enviarles cartas frecuentemente, serles de buen ejemplo, ayudarlos económicamente…todo lo necesario para velar por sus vidas espirituales..

Al ver todo esto…todos fallamos, verdad?

¿Hagamos un trato?

Empecemos hoy!

Bendiga a cada familiar que tenga cerca…dígale a los ojos y con el corazón: “Deseo que Dios te bendiga tanto!”

Bendigámonos unos a otros en la familia! Lo necesitamos tanto!

Ponga sus manos en sus cabezas y bendígalos…ponga las manos de ellos sobre la cabeza suya y pídales su bendición…es tan sabroso!

Fuente: Gustavo Zepeda

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!