Descubre quién era Baal

Baal era el nombre del dios supremo adorado en el antiguo Canaán y Fenicia. La práctica de la adoración de Baal se infiltró en la vida religiosa judía durante la época de los jueces (Jueces 3:7), se expandió en Israel durante el reinado de Acab (1 Reyes 16:31-33) y también afectó a Judá (2 Crónicas 28: 1-2). La palabra baal significa “señor”; el plural es baales. En general, Baal era un dios de la fertilidad que se creía capaz de habilitar la tierra para producir cosechas y que la gente tuviera hijos. Diferentes regiones adoraban a Baal de diferentes maneras, y Baal demostró ser un dios altamente adaptable. Varios pueblos hicieron hincapié en uno u otro de sus atributos y desarrollaron “denominaciones” especiales del Baalismo. Baal-peor (Números 25:3) y Baal-berit (Jueces 8:33) son dos ejemplos de estas deidades.

Según la mitología Cananea, Baal era el hijo de El, el dios principal y Asera, la diosa del mar. Baal era considerado el más poderoso de todos los dioses, eclipsando a El, que fue visto como débil e ineficaz. En varias batallas, Baal derrotó a Yamm, el dios del mar, y Mot, el dios de la muerte y del inframundo. Las hermanas/compañeras de Baal eran Astoret, una diosa de la fertilidad asociada a las estrellas y Anat, una diosa del amor y de la guerra. Los cananeos adoraban a Baal como el dios del sol y el dios de la tormenta — él es generalmente representado sosteniendo un rayo — quien derrotó a enemigos y produjo cosechas. También lo adoraban como un dios de fertilidad que proporcionaba hijos. La adoración de Baal fue arraigada en la sensualidad e involucró la prostitución ritual en los templos. A veces, apaciguar a Baal requería sacrificios humanos, generalmente el primogénito de la persona haciendo el sacrificio (Jeremías 19:5). Los sacerdotes de Baal apelaron a su dios en ritos de desenfreno que incluía fuertes gritos eufóricos y lesiones auto infligidas (1 Reyes 18:28).

Antes de que los hebreos entraran en la tierra prometida, Dios advirtió contra la adoración de los dioses de Canaán (Deuteronomio 6:14-15), pero Israel se entregó a la idolatría de todos modos. Durante el reinado de Acab y Jezabel, en el apogeo de la adoración de Baal en Israel, Dios directamente confrontó el paganismo a través de Su profeta Elías. En primer lugar, Dios mostró que Él, no Baal, controlaba la lluvia enviando una sequía que duró tres años y medio (1 Reyes 17:1). Luego Elías llamó a un enfrentamiento en el Monte Carmelo para probar de una vez por todas quién era el Dios verdadero. Durante todo el día, 450 profetas de Baal pidieron a su dios enviar fuego del cielo — seguramente una tarea fácil para un dios asociado con relámpagos — pero “no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase” (1 Reyes 18:29). Después de que los profetas de Baal se rindieron, Elías ofreció una oración simple, y Dios respondió inmediatamente con fuego del cielo. La evidencia era abrumadora y los israelitas “se postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!” (Versículo 39).

En Mateo 12:27, Jesús llama a Satanás “Beelzebú”, vinculando el diablo a Baal-zebub, una deidad filistea (2 Reyes 1:2). Los baales del Antiguo Testamento no eran más que demonios disfrazándose como dioses, y toda idolatría es en última instancia, la adoración al diablo (1 Corintios 10:20).

Fuente: Got Questions

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!