Ser instrumentos de Dios

INTRODUCCION:

Una premisa importante que debemos entender, como hijos de Dios, es que somos sus instrumentos; Ahora bien, podemos ser instrumentos honrosos y útiles  o bien instrumentos viles;  pero es muy saludable establecer como se pueden identificar los unos y los otros. Primeramente es necesario conocer que para ser instrumentos  útiles tenemos que limpiar la mente; esto implica  pensar  en lo que es bueno.

Para ello tenemos que  recordar  siempre lo que menciona el apóstol Pablo en Efesios 2:10 que dice: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”

Podemos establecer claramente que somos diseño de Dios; pero, también tenemos que entender  que nuestro caminar este trazado para ejecutar buenas obras, no malas, y las mismas ya fueron preparadas por Dios, para que formen parte de nuestra vida, veamos en este corto estudio que son, o como son  los instrumentos diseñados por Dios, que somos nosotros sus hijos.

DOS CLASES DE INSTRUMENTOS

Leemos en la Biblia lo siguiente: 2 Timoteo 2:19-21 “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.  Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos y otros para usos viles.  Asi que si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra”

Pablo dice que en una casa grande (que son todos los hijos de Dios, los que son suyos, o sea la iglesia), no solo hay utensilios de oro y plata, sino también de madera o barro. Por consiguiente los unos son utensilios de oro o plata y los otros utensilios de madera o barro. Asimismo dice que los primeros son para usos honrosos y los segundos para usos viles. Vemos claramente aquí las dos clases de instrumentos, que Dios hizo de sus hijos; pero, lo importante es que ambos son de la misma casa. Ahora bien, como se logra ser un instrumento para usos honrosos y cuales son los instrumentos para usos viles, veámoslo a continuación.

INSTRUMENTOS PARA USOS HONROSOS

El verso 21 de 2 Timoteo 2 dice que: “si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento, santificado, útil” Y además dice que esto se logra “apartándose de la iniquidad” que menciona el verso 19; Como algo imprescindible para comprender estos versículos debemos entender que la palabra “iniquidad” significa injusticia o maldad.

Asimismo es importante que: Para los hijos de Dios, apartarse iniquidad,  esto no se logra con hipocresía o actitudes religiosas como en la actualidad se acostumbra, esto se logra con el conocimiento del evangelio en la Biblia, el cual nos enseña “Quienes somos en Cristo Jesús” Nos enseña además cual es nuestra posición como hijos de Dios, también nos muestra nuestra condición como seguidores de Cristo y colateralmente nos pone a reinar en vida (Romanos 5:17) también nos coloca como herederos de Dios,  y nos saca de esclavitud de la religión, asimismo nos libera también de la maldición de la ley (Galatas 3:10)  Pero es importante establecer que esto se logra solamente con el conocimiento del evangelio, en el cual  podemos conocernos a nosotros mismos.

Leamos a Galatas 4:4 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!  Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”

Aquí vemos claramente lo que hemos estado analizando Dios nos coloco de acuerdo al conocimiento del evangelio como instrumentos útiles, pero si no entendemos o no estudiamos nuestra identidad en Cristo contenida en el evangelio nos quedaremos como vasos viles inmersos en religiosidades y doctrinas de hombres.

Todo esto implica que lo importante se centra en el conocimiento que llevemos a nuestra mente, o bien, de que forma estamos alimentando nuestra mente: Si por un lado nos alimentamos del verdadero evangelio contenido en la Biblia, o por el contrario nos alimentamos con doctrinas de hombres o rudimentos de hombres que desconocen lo que dice el evangelio en la Biblia, éstos únicamente promueven que limpiemos nuestro cuerpo con posturas religiosas como: con ayunos, como dejando de fumar, como dejando de beber licor o flagelando nuestro cuerpo,  como lo hacen en algunas iglesias; Esto no es malo, por el contrario es bueno para nuestro cuerpo, pero no es lo mas importante, no es buscando limpieza de nuestro cuerpo que lograremos ser instrumentos para usos honrosos, es por el conocimiento del evangelio;  incluso la misma Biblia dice que: “el cuerpo o la carne para nada aprovecha”  leamos Juan 6:63 “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” En términos generales somos instrumentos útiles y honrosos, únicamente nutriéndonos con el conocimiento del evangelio, ahí realmente cambiara nuestra mente que es lo mas importante que debe cambiar.

NUESTRA  DEPENDENCIA EN DIOS

Entonces, es interesante que comprendamos de donde depende nuestra existencia y nuestro caminar para poder ser instrumentos para usos honrosos leamos a 2 Corintios 3:3-6 dice: “siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra (la ley) mata, mas el espíritu vivifica”

Este pasaje de la Biblia entre otras cosas dice que no somos competentes por nosotros mismos, nuestra competencia proviene de Dios; si analizamos que como dijo el profeta “diga el débil fuerte soy” esto lo recalca el apóstol pablo en 2 Corintios 12:9-10 “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriare más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.  Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”

Por eso las pruebas, circunstancias o situaciones de nuestra vida, suceden porque Dios las permite y son para nuestro beneficio recordemos que nuestra competencia proviene de él; también tenemos que acotar lo que dice Hebreos 12:6 “Porque el Señor al que ama disciplina”  Pero en todo debemos entender que “todo lo podemos en Cristo que nos fortalece” (Filipenses 4:13) fíjese que es en Cristo no en nadie mas, es decir no es en ningún hombre, es en Cristo, en él obviamente todo lo podemos. Ahora bien, todo lo podemos en Cristo, hay que entender que es en nuestra mente, ya que con el conocimiento del evangelio podemos anular y derribar cualquier situación, prueba o circunstancia en nuestra mente; entendiendo que la competencia no proviene de nosotros, sino de Dios.

Veamos lo que dice Hebreos 13:20-21  “Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amen”

Él nos hace aptos para toda buena obra para hacer su voluntad. Si analizamos lo que dice Pablo en Efesios 2:10 que dice que el “preparó buenas obras para que anduviésemos en ellas y además nos hizo aptos para andar en las mismas, realmente nuestro caminar en Cristo debiese de ser sencillo, solamente es siguiendo las instrucciones del altísimo, contenidas en el evangelio de la Biblia.

Dios en la creación y en su sacrificio en la cruz, no recibió, ni esperó nuestra opinión, solo llevo a cabo su voluntad, por eso, nos escogió desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4), nos perfecciono con su sacrificio en la cruz (Hebreos 10:14) Aquí califica el más débil, por eso usted y yo tenemos que conocer el evangelio para entender que nuestra carne tiene deseos engañosos (Efesios 4:22) Pero nuestro espíritu esta unido al Espíritu de Dios (1 Corintios 6:17)  Y estamos santos y sin mancha delante de Dios (Efesios 5:27)

CONSLUSION:

Es sumamente importante que todos los Hijos de Dios conozcamos estas aseveraciones Bíblicas y sobre todo entenderlas, por lo tanto, hay que conocer el evangelio. Si una congregación no conoce, ni vive esto, las personas en estas congregaciones se mantienen en actitudes negativas como miedo o temor de humanos; lamentablemente asi  está hoy una buena cantidad de congregaciones o iglesias. Por eso Pablo dice que el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne (Galatas 5:17) Todos los hijos de Dios queremos siempre hacer el bien siempre, pero la carne estorba. Por eso Pablo dice “si alguno se limpia de estas cosas será instrumento útil”.

También es importante que comprendamos que debemos poner también algo de nuestra parte leamos a Filipenses 4:8 que declara: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Obviamente nosotros, por nosotros mismos no podemos cambiar la carne, pero si someter los deseos engañosos, por consiguiente, el deseo de  Dios expresado en la Biblia dice, que no podemos pretender cambiar nuestra carne, como se piensa en la religión; Sin embargo, si podemos cambiar o anular todos los malos pensamientos y pensar en lo bueno, ya que Pablo dice que podemos someter nuestros pensamientos a la obediencia a Cristo. Por ejemplo: algo que habitualmente nos ocurre es que cuando llegan los problemas económicos, y no se posee el conocimiento del evangelio, muchos se abaten y caen en derrota, en desesperación incluso algunos llegando al suicidio; nosotros con el conocimiento de quienes somos en Cristo Jesús, como emana de la Biblia debemos entender como dice 2 Corintios 8:9 “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” de tal forma que nuestro pensamiento debe ser  “soy rico”

Asimismo cuando llegan las enfermedades, pensar “estoy sano” ya que como dice Isaías 53:5 “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos curados” analicemos que dice que por su llaga en la cruz por eso fuimos curados, no que vamos a ser curados, sino que ya fuimos curados, en tiempo pasado, o sea que es un hecho que Dios ya llevó a cabo.  GLORIA A DIOS.

Entonces, y como leímos en 2 Timoteo 2:21 “si alguno se limpia de estas cosas será instrumento útil” Por lo tanto, nosotros sus hijos debemos limpiar nuestra Mente, con el conocimiento del evangelio porque en este esta el poder de Dios (Romanos 1:16)  Y con esto llegaremos a ser instrumentos para usos honrosos no viles. Es tiempo de limpiar el templo de Dios que somos nosotros. ALABADO SEA EL SEÑOR

Fuente. Iglesia Reformada

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!