Dios te llama

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

“Son llamados”

El Señor me llamó cuando era un joven cristiano sin experiencia a través de este pasaje de la Biblia:

“Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones” (Isaías 42:6).

Un poco más adelante, mientras dudaba de si realmente el Señor me había llamado, Él me recordó este otro versículo: “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” (Romanos 11:29).

¡El llamado divino en mi vida y en la tuya es irrevocable! ¡Sí, Dios te ha llamado! Te ha llamado a la salvación, al arrepentimiento, a Su amor, a Su vida, al destino que ha preparado para ti, a la Eternidad… ¡Él te ha llamado a formar parte de la familia de Dios! Y cada día te llama para que te acerques más a Él.

Terminamos este estudio sobre Romanos 8:28, pues, con estas dos promesas de la Biblia, para que medites en ellas y las tomes de parte de Dios para tu vida:

“y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre” (Isaías 45:3).

“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:1-2).

¡Querido(a) amigo(a), hay un llamado divino sobre tu vida! Dios te ha puesto nombre, te conoce y te llama a servirle. Ha puesto dones en ti, te ha dado talentos, y te llama a desarrollarlos para Su gloria.

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia” (1 Pedro 2:9-10).

Fuente: Jesus.net

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!