El pueblo de Dios

La frase “el pueblo de Dios” indica siempre una relación clara. Dios llamó a Abram (más tarde Abraham) en Génesis 12 a dejar su tierra por una nueva que Dios le mostraría. Una vez que Abram estaba allí, Dios dice en Génesis 12:2, “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición”. Esta nación se convertiría en la nación de Israel, el primer grupo en ser designado como el pueblo de Dios.

Dios le dice a Israel a través del profeta Isaías, “Y en tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo mío eres tú” (Isaías 51:16). Dios también confirma a Israel como Su pueblo en Ezequiel 38:14 en una profecía a la nación vecina de Gog.

¿Los creyentes no judíos que creen en el Mesías judío (Jesucristo) pueden ser considerados el pueblo de Dios? Sí. Jesús vino por toda la humanidad, no sólo para salvar a Israel (Romanos 1:16, 10:12; Gálatas 3:28). La relación de Dios con Su pueblo es más que Su llamado; también le llaman a Él su Dios. David dice: “Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para ti espontáneamente” (1 Crónicas 29:17). Aquí, el pueblo de Dios se identifica más con su voluntad de entregarse a Él, que por su nacionalidad.

Quien acepta a Jesucristo como Salvador y Señor, se convierte en una parte del pueblo de Dios. La relación no viene a través de la asistencia a la iglesia o de las buenas obras. Es una decisión deliberada de seguir solo a Dios. Es por eso que tanto 2 Corintios 6:16 como Marcos 8:38 indican que hay que tomar una decisión. Y cuando tomamos esa decisión de abrazar a Dios, Él nos abraza también. Entonces somos verdaderamente Su pueblo.

Fuente: Got Questions

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!