La primera comunidad cristiana en el contexto

La primera comunidad cristiana en el contexto

La luz de Cristo fue el comienzo del cristianismo, pero la historia de la iglesia cristiana comenzó con la resurrección de Jesús y, cuarenta días después, con el primer sermón de Pedro. Su sermón y el sincero compromiso de los discípulos en Pentecostés ilustran el poder de la muerte de Jesús y los dones que Jesucristo les dio para el bien de la humanidad. La comunidad cristiana primitiva sobrevivió como una secta dentro del Imperio Romano hasta principios del siglo IV, y el emperador Constantino transformó la comunidad cristiana en un imperio cristiano.

La primera comunidad cristiana funcionó como una secta, muy similar al judaísmo en la época de Jesús. Los cultos y las contraculturas a menudo desafían al mundo en general, son moralizantes y una secta es exclusiva. La comunidad cristiana de los primeros tres siglos se define por estas características.

El cristianismo primitivo negó a muchos inquilinos del mundo pagano romano. Los romanos consideraban a los cristianos como ateos porque rechazaban el culto tradicional e imperial. El monoteísmo cristiano se ha enfrentado al politeísmo de la cultura. Una de las implicaciones de la religiosidad cristiana era el pacifismo, ya que los cristianos eran miembros del Reino, vivían temporalmente en la tierra y no participaban en la guerra. Algunos romanos también difamaron a los cristianos por su comportamiento incestuoso y canibalismo. Se ha escrito que los miembros de la comunidad cristiana estaban involucrados en el incesto durante las cenas, una versión distorsionada de los cristianos que son literalmente hermanos y hermanas. Fueron etiquetados como caníbales debido a sus creencias eucarísticas. Los romanos también consideraban a los cristianos como ignorantes y tontos debido a su trabajo misionero con los pobres y aquellos con un estatus social más bajo.

La comunidad cristiana era exclusiva y moralista. Un cristiano tenía que ser bautizado para entrar en la fe, tenía que aceptar entrar en la comunidad y ponerse bajo la jurisdicción de la Iglesia. El sacramento de la iniciación, originalmente combinado con el bautismo, la Eucaristía y la confirmación, ha sido un proceso largo e intenso. La función del bautismo era la purificación, conversión y renovación del ser humano por el poder del Espíritu. En preparación para el bautismo, uno debe arrepentirse de los pecados, observar escrupulosamente los mandamientos y recibir y proclamar las buenas nuevas de Cristo.

Una vez convertido a Cristo, pudo participar en la Eucaristía. Esta celebración fue esencialmente una simple comida ritual compartida en la comunidad y para agradecer la muerte y resurrección de Cristo. En general, los cristianos se reunieron en la casa de alguien y celebraron misa juntos. El edificio más antiguo de la iglesia cristiana data del año 250 DC. Varias iglesias se establecieron durante varias décadas.

Con el sacramento de la iniciación, la penitencia era de vital importancia. Jesús le dio a la Iglesia a través de sus discípulos el poder de perdonar pecados y, por lo tanto, de excluir a los pecadores. Antes de la Eucaristía, un individuo tenía que confesar sus pecados a Dios a través de un sacerdote. Uno de los componentes de la remisión del perdón fue el compromiso de poner fin a las prácticas pecaminosas de su vida. Las creencias cristianas requerían una estricta adhesión y un compromiso de vivir «en Cristo Jesús».

Si el individuo entrara en la jurisdicción de la Iglesia, habría una variedad de creencias cristianas que podrían cumplir su pacto. Esto permitió que la iglesia fuera teológicamente diferente y exclusiva. La diversidad teológica y el carácter del cristianismo cambiaron considerablemente en el siglo IV bajo el emperador Constantino.

Desde el año 64 dC, después del gran incendio de Roma atribuido a los cristianos por el emperador Nerón (emperador 54-68 dC), los cristianos experimentaron períodos de persecución esporádica. Las persecuciones se debieron en parte a la falta de conformidad de los cristianos con el gobierno. El Imperio Romano era tolerante, pero si el cristianismo y otra entidad entraban en conflicto, el primero sufría las consecuencias de los abusos del gobierno. En parte debido a guerras civiles, ataques bárbaros, disminución de la población y otros factores, el imperio romano ha aumentado sus ataques contra los cristianos para unificar el país y reducir algunas fricciones internas. El emperador Galieno (solo el emperador 260-268 dC), sin embargo, firmó un decreto de tolerancia en el siglo III que marcó el comienzo de un momento de paz para los cristianos. Esto ayudó a reclutar conversos a la fe, pero los individuos no fueron disuadidos de convertirse en cristianos en tiempos de persecución. al

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!