La relación entre el cristiano y la riqueza

¿Qué dice la Biblia acerca de los cristianos y la riqueza?
La Biblia no condena ni alienta la riqueza. No trata la pobreza ni la prosperidad como una virtud. Los cristianos no deben confiar en su riqueza, sino en la provisión y las bendiciones de Dios.

En el Antiguo Testamento, Dios a menudo permitía que alguien se hiciera rico en respuesta a su fidelidad a Él. Esto es consistente con el Pacto Mosaico. Dios prometió que si Israel lo seguía y obedecía la ley que le dio a Moisés, los bendeciría. Deuteronomio 28:11 describe algunas de las bendiciones: “El Señor te concederá abundancia de bienes: multiplicará tus hijos, tu ganado y tus cosechas en la tierra que a tus antepasados juró que te daría.”

Las figuras en el Antiguo Testamento se beneficiaron de este pacto. La riqueza de Job (Job 1: 3) solo fue superada por su justicia (Job 1: 1). Salomón fue recompensado monetariamente por su solicitud de sabiduría (1 Reyes 3: 11-13). Dios también bendijo la fidelidad de Abraham (Génesis 17-20), José (Génesis 41) y Josafat (2 Crónicas 17: 5).

Pero a pesar del Pacto Mosaico, Dios todavía era soberano sobre la riqueza. Los amigos de Job cuestionaron la justicia de Job cuando Dios le quitó sus bienes y sus hijos (Job 1: 13-19). Dios refutó la suposición de ellos de que Job había pecado (Job 42: 7), diciendo que tenía sus propias razones para permitir que Job perdiera su riqueza (Job 38-41).

Existe un método para interpretar la Biblia, llamado “teología de reemplazo”, que afirma que la iglesia ha tomado el lugar de Israel en las promesas de Dios. Esto incluiría el Pacto Mosaico. Los defensores de la teología del reemplazo, incluidos muchos en el movimiento del evangelio de la prosperidad, dicen que la iglesia en general y los cristianos en particular pueden reclamar las bendiciones del Pacto Mosaico como propias: si siguen fielmente a Dios, Dios les otorgará bendiciones materiales en la tierra.

El Nuevo Testamento no apoya la teología del reemplazo. Dios tiene un plan futuro para Israel independiente de la iglesia. No podemos reclamar las promesas que se hicieron a los israelitas.

Los personajes del Nuevo Testamento dan evidencia de esto. Jesús no tenía lugar para recostar su cabeza (Lucas 9:58). Los discípulos no tenían garantía de comidas diarias y recurrieron a la caridad reservada para los pobres (Mateo 12: 1). Juan el Bautista, a quien Jesús llamó el mayor nacido de mujer (Mateo 11:11 RVR), vestía ropa hecha con pelo de camello y comía langostas y miel silvestre (Mateo 3: 4). El Nuevo Testamento no garantiza que los seguidores de Cristo deban esperar ni que recibirán riqueza.

De hecho, Jesús explicó que la riqueza puede desanimar a algunos a seguirlo. En Lucas 18: 18-30, el joven rico no tuvo problemas para seguir la Ley Mosaica. Pero no pudo lograr poner a Cristo primero en su corazón, por encima de su dinero. En respuesta, Jesús dijo: “!! ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!” (Lucas 18:24). Puede ser muy difícil para aquellos que dependen de sus riquezas abandonar esa seguridad terrenal y confiar en Dios para lo que necesitan.

Eso no quiere decir que la riqueza sea condenada en la Era de la Iglesia. Lidia (Hechos 16:14), como comerciante de ropa sofisticada, era probablemente muy rica, al igual que Nicodemo (Juan 19:39).

En cambio, la Biblia le dice a los cristianos que tengan la perspectiva apropiada con respecto a la riqueza. No debemos confiar en nuestro dinero para salvarnos (1 Timoteo 6:17). En cambio, debemos reconocer que Dios provee lo que necesitamos (Filipenses 4:19), y que a veces el dinero puede alejar al seguidor de Cristo de Él (Lucas 16:13).

La Biblia promete riquezas a aquellos que siguen fielmente a Cristo, pero son riquezas celestiales, específicamente la vida eterna (Efesios 1: 18b). La iglesia primitiva confió en esta promesa, renunciando a su riqueza terrenal (Hechos 2: 42-45) por algo mucho más grande (Marcos 8:36).

Para los creyentes, la riqueza es una bendición de Dios para ser usada para Sus propósitos. No es algo para ser codiciado, no es una recompensa por la obediencia y no es algo que debamos esperar. No hay nada específicamente malo en ser rico, pero como dijo Jesús en Mateo 6: 19-21,

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Fuente: Compelling Truth

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!