Plan para leer la Biblia en un año

En ningún caso pretendo que estos consejos sean la clave para tener una lectura bíblica exitosa; sin embargo, creo que si implementas sólo algunos de los consejos que elaboraré a continuación será más probable que logres consolidar tu plan de lectura Bíblica durante el año.

A continuación puedes leer las 11 formas de iniciar tu lectura Bíblica este año:

1. Encuentra un(a) compañero (a) de lectura Bíblica

El sentido de responsabilidad puede ayudarte a mantener tu lectura diaria, pero si encuentras un amigo que pueda supervisar tus lecturas y te anime a seguir leyendo, puede ser una motivación adicional para mantenerte fiel a tus lecturas diarias. Por supuesto que ambas alternativas son buenas, pues aprenderás a alentar espiritualmente a tu compañero de lectura y además a continuar leyendo tu Biblia.

2. Escribe diariamente

Escribir trae claridad a tus pensamientos, y además es posible tener una retroalimentación visual del tiempo que utilizas leyendo la palabra. Puedes leer tu Biblia durante un año completo sin escribir, y aún así, la sola lectura, será grandiosa para ti. Sin embargo, al escribir diariamente, puedes constatar lo valioso que es para tu vida espiritual plasmar tus pensamientos y emociones, al escudriñar la palabra cada día. De esta manera, podrás corroborar y cotejar qué pasajes te han ayudado a luchar en momentos difíciles y cómo Dios te ayudó a confrontar aquellas circunstancias.

Escribir puede ayudarte también a meditar acerca de lo que has leído y a analizar cómo tu vida ha sido inspirada por la Palabra de Dios y su verdad aplicada a tu alma.

Esta página puede ser de gran ayuda en tus lecturas diarias: este diario en linea.

3. Encuentra un tiempo donde estés energéticamente inspirado

Leer la Biblia cuando estás medio dormido no es la mejor idea. Créeme, lo he intentado. Solo porque alguien lee la Biblia a una determinada hora del día, eso no significa que tengas que hacerlo tú también o que va a funcionar para ti. Es por eso que es bueno pensar cuál es la hora del día donde tienes más energía para leer la palabra y tratar de leer a esa hora todos los días.

4. Descansa

Sé que no debería estar diciendo esto, pero lo voy a decir de todas maneras. ¿Has pensado cómo podría afectar tu lectura bíblica matutina, el quedarte despierto 30 a 60 minutos más de lo usual la noche anterior, solo para ver tu programa de televisión favorito? Lo he pensado, y es terrible.

Personalmente, creo que es muy probable que la razón por la cual he perdido la oportunidad de leer mi Biblia durante las mañanas, es por haberme quedado despierto hasta tarde la noche anterior. Por esta razón, te recomiendo descansar adecuadamente, para así tener la energía necesaria para leer tu Biblia al día siguiente.

5. Enfócate en lo que estás leyendo

Con frecuencia leemos la Biblia solo porque suponemos que es lo debemos hacer cada día sin embargo, creo que es pertinente preguntarse ¿por qué leo mi Biblia? Y ¿qué es lo que espero obtener de mis lecturas diarias? Hacerme estas preguntas no solo me motiva a leer, sino también me ayudan a guiar mi lectura; preguntándome por ejemplo, ¿estoy haciendo esto porque quiero conocer más a Dios, ser un siervo fiel y tener una relación más estrecha con mi padre celestial?

6. No caigas en el juego de la culpabilidad

Seamos honestos, a veces podemos ser muy legalistas al momento de leer la Biblia. Pocas cosas pueden ser más dañinas para nuestra lectura Bíblica y para nuestro crecimiento espiritual que el legalismo. No hay nada peor que querer leer la palabra de Dios con un corazón cargado con pensamientos legalistas.

Recuerda, a todos nos ha sucedido alguna vez no tener suficiente tiempo para escudriñar la palabra. No es pecado perder un día de lectura Bíblica. Ten en cuenta que la vida no está bajo nuestro control, es por eso que, si pierdes un día de lectura, continúa leyendo el pasaje que dejaste sin concluir, y no te culpes por no haber tenido tiempo, en vez de eso, pide a Dios su protección y encuentra un momento y lugar para poder volver a llenarte de su palabra.

7. Prepara un plan de lectura

Cuando hablo de preparar un plan de lectura, se me vienen dos cosas a la cabeza: en primer lugar, que realmente necesitas tener un plan de lectura Bíblica. Esta página Web puede servirte como guía para tus lecturas elige uno aquí.

En segundo lugar, que debes calendarizar tus lecturas diarias, de manera tal, que el día anterior, ya tengas preparado tu tiempo de lectura (hora y lugar determinados). De esta forma, podrás preparar previamente el lugar, y así, estar seguro de que tu lectura se llevará a cabo en un lugar propicio para escuchar lo que Dios tiene preparado para ti en ese momento.

8. Cuéntale a otros

Me ha ayudado mucho contarle a mi esposa acerca de mis lecturas Bíblicas. Ella también es mi compañera de lecturas diarias, por lo que juntos podemos discutir nuestros estudios Bíblicos. Contarle a tu esposo(a), hijos, amigos o a tus padres acerca del estudio Bíblico que estás realizado, puede ser muy útil para ti, ya que ellos no solo podrán saber acerca de tus lecturas, sino también sabrán a qué hora y en qué lugar realizas tus estudios Bíblicos, siendo menos probable que pidan tu ayuda o te molesten en ese momento. Además tus lecturas diarias pueden ser un aliciente para que ellos también comiencen a leer su Biblia.

9. Minimiza las distracciones

Honestamente, este punto es el más difícil para mí. Hay demasiadas cosas que me impiden poner atención a mis lecturas; es por esta razón que creo que una muy buena medida es intentar apagar el celular y desconectarse de las redes sociales durante nuestra lectura Bíblica. Deja de lado tus quehaceres diarios — del trabajo o casa-, y enfócate en escuchar lo que Dios tiene para ti leyendo su palabra.

10. Mantén una lectura simple y breve

Es maravilloso mantener tus lecturas diarias de una forma simple y agradable. He conocido algunos cristianos que en ocasiones, se han sentido culpables si no pasan al menos una hora estudiando la palabra de Dios cada mañana. Si tienes el tiempo, no hay nada de malo con eso, al contrario ¡continúa haciéndolo!

Sin embargo, para muchas personas es un poco difícil leer durante una hora completa; es por eso que creo que 25 minutos es un tiempo adecuado para leer la Biblia, orar e incluso escribir algunos pensamientos. No deberías necesitar nada más que una Biblia y a lo mejor una libreta y un lápiz. Trata que tus lecturas siempre sean simples y breves, para que así puedas leer fácilmente en cualquier tiempo y lugar. Además ten en cuenta que si no tienes 25 minutos para leer tu Biblia, usa solo el tiempo que tengas disponible, incluso si no alcanzas a realizar un estudio completo, eso, es mejor que no haber hecho nada.

11. Prueba escuchar tu Biblia

Finalmente, es útil escuchar la Biblia. Si la quieres escuchar conmigo pueden encontrarla en el siguiente link: Daily Audio Bible. Sigue el plan de lectura que cada sección tiene ; que contemplan un extracto del Antiguo y Nuevo testamento, algunos Salmos y versículos del libro de Proverbios para leer cada día. Personalmente, me gusta mucho escuchar la Biblia mientras voy siguiendo la lectura en mi propia Biblia. Puedes encontrar el link de la aplicación acá: plan de lectura.

Fuente. Medium

Deja un comentario

error: El contenido está protegido !!