¿Puedo ser semejante a Cristo?

Ser cada vez más semejante a Cristo es el deseo de cada creyente, y es alentador saber que Dios tiene el mismo deseo para nosotros. De hecho, la Biblia dice que Dios «predestinó [los creyentes] para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo» (Romanos 8:29). Haciéndonos semejantes a Cristo es la obra de Dios, y lo verá cumplirse hasta el final (Filipenses 1:6).

Sin embargo, el hecho de que Dios nos transforme en semejanza a Cristo no significa que podamos sentarnos y ser llevados al cielo «en camas florecientes de facilidad». El proceso exige nuestra cooperación voluntaria con el Espíritu Santo. Llegar a ser más como Cristo requiere tanto el poder divino como el cumplimiento de las responsabilidades humanas.

Hay tres cosas que contribuyen a ser más como Cristo: nuestra entrega a Dios, nuestra libertad del pecado y nuestro crecimiento espiritual.

1) Ser cada vez más semejantes a Cristo es el resultado de la entrega a Dios. Romanos 12:1-2 dice que nuestro culto racional implica una auto dedicación total a Dios. Ofrecemos nuestros cuerpos como «sacrificios vivos», y nuestras mentes son renovadas y transformadas.

Cuando Jesús dijo: «Sígueme», Leví dejó inmediatamente sus mesas de dinero (Marcos 2:14); así todos rendimos voluntariamente todo lo que tenemos a fin de seguir al Señor. Como dijo Juan el Bautista, «Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe»(Juan 3:30), por lo que nos enfocamos más y más sobre Jesús y Su gloria, perdiéndonos en Su voluntad.

2) Ser cada vez más semejantes a Cristo es el resultado de la libertad del pecado. Puesto que Jesús vivió una vida sin pecado, cuanto más nos consideramos «muertos al pecado» (Romanos 6:11) y vivimos una vida de pureza, más como Jesús seremos. Al ofrecernos a Dios, el pecado ya no es nuestro maestro, y nosotros estamos más claramente identificados con Cristo (Romanos 6:1-14).

Jesús nos invita a seguirlo, y tenemos Su ejemplo de obediencia (Juan 15:10), amor sacrificial (Juan 15:12-13) y sufrimiento paciente (1 Pedro 2:19-23). También tenemos el ejemplo de los apóstoles, quienes modelaron a Cristo (1 Corintios 11:1).

Cuando se trata de restringir el pecado en nuestras vidas, tenemos la ayuda divina: Alabar al Señor por la Palabra de Dios (Salmo 119:11), la intercesión de Cristo (Romanos 8:34; Hebreos 7:25) y el poder del Espíritu quien mora en nosotros (Romanos 8:4; Gálatas 5:16).

3) Ser cada vez más semejantes a Cristo es el resultado del crecimiento cristiano. Cuando primero somos salvos, somos inmaduros en la sabiduría y el conocimiento, e inexpertos en la gracia y el amor. Pero luego crecemos. En cada una de estas cosas, nuestra responsabilidad es llegar a ser más fuertes y más como Cristo. «Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo» (2 Pedro 3:18). «Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos…» (1 Tesalonicenses 3:12).

Ahora mismo, Dios trabaja en nosotros: «Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18). Un día, sin embargo, el proceso será completo: «cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es » (1 Juan 3:2). La promesa de ser plenamente semejantes a Cristo en el futuro es en sí misma una motivación para llegar a ser más como Cristo ahora: «Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro» (1 Juan 3:3).

Fuente: Got Questions

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!