Alegrarse en Dios

Como coordinador de Rama, yo muy a menudo le recuerdo a nuestros coordinadores de comunión de casa que no se olviden de llevar a Dios consigo adondequiera que vayan. Es posible estar tan ocupados «sirviendo a Dios» que nos olvidemos de Aquel a Quien estamos sirviendo. Nuestra primera relación más importante es la que tenemos con nuestro Padre celestial y queremos recordar que hemos de amarlo a Él primero. Jesucristo entendía esto. En Marcos 12, Jesús respondió a la pregunta: «¿Cuál es el primer mandamiento de todos?»

Marcos 12:29,30:
Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.
Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas requiere amarlo a Él sobre todas las cosas. Podemos estar muy ocupados. A veces nuestro enfoque en las responsabilidades cotidianas puede impedirnos y distraernos de honrar nuestra relación número uno—esa comunión que tenemos con Dios. Si esto ocurre, quizá debamos revaluar nuestras rutinas diarias y cambiarlas para incluir a Dios en lo que sea que hagamos. Cuando amamos a Dios sobre todas las cosas, podemos ver que se incrementa la calidad de nuestra relación con Él.

Una manera de amar a Dios por sobre todas las cosas es guardar Sus testimonios.

Salmos 119:2:
Bienaventurados los QUE GUARDAN SUS TESTIMONIOS,
Y con todo el corazón le buscan.

¿Cómo guardamos Sus testimonios? Primero, aumentamos nuestro conocimiento y entendimiento de la voluntad de Dios por medio de tomar tiempo para leer y estudiar la Palabra de Dios. Es Su Palabra la que nos capacita para conocerle a Él. Es Su Palabra la que nos enseña cómo amar, adorar y tener comunión con Él. A medida que aprendemos Su Palabra, podemos desarrollar y mejorar nuestra relación con Dios. Fomentamos nuestra relación con Él cuando aprendemos de Su Palabra Quién es Dios. Aprendemos lo que Él ha hecho por nosotros y lo que Él hará por nosotros. Vemos cuánto cuidado Él tiene por nosotros, cuánto Él nos ama, y aprendemos a confiar en Él.

Proverbios 3:5,6:
Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.

Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas requiere confiar que Él estará presente con nosotros en las situaciones de la vida y que Él enderezará nuestras veredas. A medida que llevamos a Dios con nosotros, sabemos que Él nos ayudará a mantener el balance en la vida y así no estar sobrecargados con todo lo que necesitamos y queremos lograr en un día, semana, mes o año. Luego, una vez que llegamos a conocer el corazón de nuestro Padre celestial y a confiar en Él, vamos a querer guardar Sus testimonios—hacer Su Palabra. Vamos a querer guardar Sus mandamientos y «sus mandamientos no son gravosos», como dice en I Juan 5:3. Pensamos la Palabra y la aplicamos a las situaciones de la vida. Cuando hacemos la Palabra de Dios y confiamos en Él, lo estamos amando a Él, y nuestra relación con Él será dulce.

Otra manera de amar a Dios por sobre todas las cosas es buscarle a Él en oración y adoración con todo nuestro corazón.

Salmos 119:2:
Bienaventurados los que guardan sus testimonios,
Y CON TODO EL CORAZÓN LE BUSCAN.

Jesucristo nos dio un ejemplo de buscar a Dios en oración.

Marcos 1:35:
Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

Lucas 5:16:
Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

Así como en cualquier relación, se requiere de esfuerzo para mantener y desarrollar la comunión. Igualmente ocurre con nuestro Padre celestial. Ponemos nuestro esfuerzo para mantener nuestra comunión con Él viva y vital. Muchas cosas en la vida compiten para captar nuestro tiempo, nuestra energía y nuestra lealtad; pero nosotros queremos tomar el tiempo para orar y para mantener a Dios en nuestros pensamientos durante el día. No hay nada que nos impida de libremente alabar a Dios en adoración por todo lo que Él ha hecho por nosotros. Él desea que Le busquemos en oración y Le alabemos con todo nuestro corazón. Esta relación entre Dios y nosotros es un camino de por vida; así que, vale la pena el esfuerzo que se requiere para asegurarnos que Le oramos y Le adoramos.

Ya que nuestra primera relación más importante es la que tenemos con nuestro Padre celestial, queremos fomentar esa relación por medio de amarle a Él sobre todas las cosas. Podemos manifestar nuestro amor por Él por medio de hacer Su Palabra—por medio de aprender Su Palabra, aprender a confiar en Él y guardar Sus testimonios. También mantenemos y mejoramos esa relación más importante por medio de buscarle a Él en oración y adoración. Llevemos a Dios con nosotros adondequiera que vayamos por medio de amarlo a Él sobre todas las cosas.

Fuente: International Way

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!