¿Qué es la teología?

La teología es la ciencia que busca conocer a Dios mediante los medios que Él ha provisto. Lamentablemente, en el mundo cristiano hay buenas y malas opiniones con respecto a ella. Si bien es cierto que muchos hombres y mujeres han abusado de la teología, usándola incorrectamente para enseñar cosas que Dios no ha dicho (cosa que Jesús condena en Mateo 15:9), en realidad, la verdadera teología tiene como propósito apuntar a Dios y a su gloria.

La teología es una ciencia

Decir que la teología es una ciencia, se refiere a que es un estudio meticuloso y sistemático de las verdades que Dios ha revelado sobre sí mismo de manera natural y sobrenatural.

Por ejemplo, hay cosas de Dios que sabemos por medio de la naturaleza. El apóstol Pablo escribe que “las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas” (Ro. 1:20). Así que la naturaleza revela quién es Dios. La teología, entonces, incorpora este conocimiento que proviene de las ciencias naturales y que muestran el carácter y los atributos de Dios.

Principalmente, la teología estudia a Dios por medio de su revelación sobrenatural, que es la Biblia. La Biblia es inspirada por Dios (2 Ti. 3:16), es verdad en todo lo que afirma (Jn. 17:17), es suficiente para la vida espiritual del creyente (2 Pe. 1:3), e inquebrantable en todas sus partes (Jn. 10:35b; Mt. 5:18). Por lo tanto, las Escrituras revelan perfectamente al verdadero Dios. De esa manera, la teología se esfuerza en entender la Biblia a través de la guía del Espíritu y el estudio riguroso (Jn. 5:39).

La teología es práctica

La teología no se trata de crear interpretaciones aisladas de la vida cotidiana de la iglesia. El puritano William Perkins, uno de los más grandes teólogos de la Iglesia, escribió: “La teología es la doctrina de vivir para Dios”.

Cuando la teología es abstracta y no impacta el andar diario del cristiano, ha perdido su razón de ser. ¡Qué triste sería saber la doctrina correcta, pero no vivirla! Es por eso que la verdadera teología no solamente estudia a Dios, sino que también vive para Él.

Mientras más conozca el creyente a Dios, con más razón deberá vivir con amor y rectitud, sabiendo que está ante su presencia (Sal. 139), y qué todo lo que hace, lo hace para Él (Col. 3:23-24).

La teología, entonces, es práctica porque impacta el andar del cristiano al enseñarle quién es Dios, y qué pide Dios de él.

La teología es adoración

La teología va más allá, pues lleva al creyente a adorar a Dios con su mente y corazón. El pastor John Piper dijo: “El gran fin de todo estudio, y de toda la teología, es un corazón por Dios y una vida en santidad».

En el Nuevo Testamento, la palabra adorar significa hacer reverencia postrado ante alguien.[3] Al referirse a Dios, la adoración es exaltarle por encima de cualquier otra cosa. Cuando un cristiano adora a Dios, reconoce su posición como criatura ante el Creador del universo.

La teología es adoración porque impulsa al cristiano a reverenciar al verdadero Dios. Incontables personas intentan adoran a un Dios que no conocen o que han imaginado. Pero aquellos que sí le conocen tienen el privilegio de postrase ante la majestad de un Dios que en su totalidad es incomprensible, pero que se ha revelado de manera suficiente para ser conocido personalmente (Dt. 29:29).

Así que, usada correctamente, la teología es indispensable en la vida de la Iglesia. Todo cristiano es, de cierta manera, un teólogo. Por lo tanto, debe buscar conocer a Dios personalmente, espiritualmente y correctamente. Una buena teología ayudará en cada una de estas tres cosas.

Fuente: Biblias Holman

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!