La Biblia contiene el querer de Dios

¿Cómo interpretar la Biblia? ¿Qué nos dice al hombre de hoy? ¿Qué perlas esconden sus textos?

Estos días de confinamiento, de quedarnos en casa, de ver películas y leer muchos libros… pueden ser buen momento para leer o releer la Biblia.

La Biblia no se debe utilizar como una bola de cristal, para adivinar qué es lo que tenemos que hacer en cada momento. No, la Biblia es parte de un diálogo que Dios quiere establecer con cada uno de nosotros. Por tanto, ese diálogo hay que cuidarlo bien, porque hay que entender muy bien el mensaje. Es importante que no podamos acceder a la Biblia como si fuera un método adivinatorio, sino que la Biblia tiene que servir para la oración, para el encuentro personal con Dios, para vivir según su voluntad, para el anuncio de su Amor… La Biblia ha sido escrita para ese hecho de fe.

“Toda palabra escrita en la Biblia podemos decir que es palabra de Dios  si está unida a lo que Dios quiere”. Ahora me pregunto… ¿Y cómo sabemos qué es lo que Dios quiere? 

Hay que tener en cuenta que Dios habla a cada uno de nosotros y ese hablar tiene palabras y esas palabras realmente están en la Biblia, pero… necesitamos un intérprete.

La Biblia da palabras a la voz de Dios en nuestro corazón, pero ahora tenemos que encontrar un intérprete y ese intérprete es el Espíritu Santo que palpita en dentro de nosotros.

El desconocimiento de la Escritura es el desconocimiento de Cristo. Efectivamente, el centro de toda la Escritura es Cristo, es el Acontecimiento de hace 2.000 años. Es lo que hace interpretar todo el Antiguo Testamento y lo que hace interpretar todo lo que se dice después de Él. Cristo se lo dice a los discípulos de Emaús: “Pero que torpes y necios sois para entender lo que dijeron de mí los profetas”. Empezando desde Moisés y pasando por todos los profetas les hizo entender que todo hablaban de Él. Para leer la Biblia hay que leerla desde Cristo Resucitado.

Tenemos un peligro los que leemos habitualmente el Nuevo Testamento. Lo escuchamos en el culto o lo leemos en las Apps con las lecturas de cada día. Son tentaciones de vanidad, de que como todo ya nos suena… parece que no tiene que decirnos nada nuevo. La Escritura es para que podamos hablar con Dios.

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!