La importancia de orar por los demás

 

¿Cuál es la importancia de orar por los demás?

Es importante que oremos por los demás, porque Jesucristo nos ha ordenado que lo hagamos. Jesús ordena que oremos, no solo por nuestra familia, amigos y compañeros creyentes, sino también por nuestros enemigos (Mateo 5:44; Lucas 6:28). Al orar por los demás, estamos imitando a Jesucristo, quien intercede con Dios Padre en nuestro nombre (Romanos 8:34; Juan 17: 9), así como el Espíritu de Dios que intercede por nosotros con gemidos demasiado profundos para ser expresados con palabras (Romanos 8:26).

 

Las epístolas del Nuevo Testamento están repletas de ejemplos de oración por otros, así como también llamadas para hacerlo. Primero Timoteo 2: 1–4 dice: «Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad.» La obediencia a la Palabra de Dios es una razón para orar por los demás. También vemos en estos versículos que orar por otros implica pedirle a Dios cosas por ellos, interceder por ellos y agradecer a Dios por ellos. Podemos orar para que nuestros líderes vivan vidas piadosas y guíen de manera piadosa. También oramos por la salvación de los demás, sabiendo que Dios desea que todos sean salvos y que conozcan su verdad.

Es importante orar por los demás porque al hacerlo, estamos participando con Dios en el ministerio de reconciliación (2 Corintios 5: 18–20). Aunque Dios es soberano sobre todas las cosas, Él ha elegido permitirnos el privilegio inefable de ser parte de la elaboración de su plan. Él ha elegido incluir nuestras oraciones y nuestro compartir el evangelio como un medio para llevar a otros al arrepentimiento y la salvación en Jesucristo (Mateo 9: 37–38; 2 Tesalonicenses 3: 1; 2 Timoteo 2: 24–25). Como guerreros de oración, somos armas espirituales en la poderosa mano de Dios. Cuando oramos por los demás, también disfrutamos del privilegio de regocijarnos en la obra de Dios en sus vidas. Al orar por los demás, participamos activamente en el plan de Dios para el mundo, tanto en nuestras vidas como en las vidas de los demás.

Orar por nuestros hermanos y hermanas en Cristo es un medio por el cual compartimos las cargas de los demás (Gálatas 6: 2). Por los demás creyentes, oramos por cosas tales como su crecimiento espiritual, necesidades físicas y ánimo. La oración es un arma poderosa en la guerra espiritual (Efesios 6:18). Pablo pidió oración por su trabajo en el ministerio (Efesios 6: 18–20). Santiago recomendó orar cuando las personas estuviesen enfermas y lo relacionó con la confesión de los pecados el uno al otro (Santiago 5: 14–16). Orar por los demás indica amor por los demás. Si no amamos, esto indica que no conocemos a Dios (1 Juan 3:10; 4: 20-21). Por el contrario, el amor por nuestros hermanos y hermanas en Cristo indica que hemos pasado de la muerte espiritual a la vida espiritual (1 Juan 3:14), que conocemos a Dios. Debemos amar a todos, pero hay un amor especial que tenemos por los creyentes y, como tal, debemos orar por ellos con fervor (1 Juan 3:14; Gálatas 6:10). Esto lo vemos frecuentemente entre los apóstoles y los primeros creyentes. Siempre están pidiendo que oren por ellos y que los recuerden en sus oraciones (Efesios 1:16; 6: 18–19; 1 Tesalonicenses 5:17; Filemón 1: 4;). ¿Por qué? Porque saben que solo Dios, y solo Dios, puede fortalecerlos, defenderlos y hacer que se regocijen incluso en medio de las más tristes pruebas y enfrentarse a las tentaciones más seductoras (Lucas 22:32; Efesios 3:20; Romanos 16:25; 2 Pedro 2: 9; Mateo 6:13).

Oramos por nosotros mismos y por los demás, porque sabemos que es Dios quien tiene el poder. La oración es nuestro medio de comunicación con Dios. Es la forma en que accedemos a Su poder y participamos en Sus planes para este mundo. En oración, alabamos a Dios y buscamos Su rostro para que podamos ser más como Él. Oramos para que Dios suavice los corazones de las personas y los lleve a la salvación. Oramos para que Él aliente y haga crecer a sus hijos. En última instancia, oramos para que se haga la voluntad de Dios en nuestras vidas y en las vidas de otros. Como dijo el escritor de Hebreos: «Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.» (Hebreos 4: 14–16).

Fuente: Compelling Truth

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!